Ir al contenido principal Saltar al pie de página

Fumar en los casinos: ¿sigue siendo legal?

Estos son los hechos y mi opinión personal sobre el debate del tabaco en los casinos

Fumar en los casinos ha sido una costumbre durante muchas décadas, junto con el tintineo de las fichas y el giro de las máquinas tragaperras. Sin embargo, esta tradición está cambiando lentamente. La legalidad de fumar en los casinos depende de la ubicación, la legislación estatal e incluso la propiedad tribal.

En todo el país, la preocupación por la salud pública en relación con el humo de tabaco ajeno son un desafío a la idea, tan tradicional, de que se debe fumar en los casinos.

Este artículo analiza la historia del tabaquismo en los casinos, los riesgos para la salud del humo ajeno y los argumentos a favor y en contra de la prohibición de fumar. También hablaremos de los casinos tribales y de la normativa internacional sobre tabaquismo comparada con la estadounidense.

Historia del tabaquismo y el juego

Los cigarrillos fueron utilizados por primera vez por los nativos americanos en el siglo XVIII-XIX, mientras que el primer juego de azar de la historia se jugó en 1492 por los marineros de Colón. Desde entonces, fumar mientras se juega se considera socialmente aceptable e incluso glamuroso, como vemos en las películas de Hollywood.

Fumar en los casinos está arraigado en la cultura del juego, que lo promueve activamente como parte de la experiencia global.

Además, los sistemas de ventilación de la zona no estaban diseñados para manejar un volumen de humo significativo, lo que solidifica aún más el vínculo entre el tabaquismo y la atmósfera del casino.

Relajación, Emoción y retención

Varios factores impulsaron la relación entre el tabaquismo y los casinos. Para los jugadores, los cigarrillos ofrecían relajación en medio de la emoción del juego. El acto de fumar calma los nervios y proporciona un sensación de comodidad y familiaridad en el entorno acelerado.

Los casinos, por su parte, consideraban que fumar era una forma de atender a un grupo demográfico específico y les permitía atraer y retener a clientes de alto poder adquisitivo. Este enfoque surgió de la creencia de que los fumadores eran jugadores más adictos, lo que se traducía en mayores ingresos.

Primeros esfuerzos hacia casinos sin humo

Cabe mencionar que la preocupación por fumar en los casinos, aunque poco común, existe desde hace tiempo. Incluso en la 1970s, hubo esfuerzos ocasionales por parte de clientes no fumadores y grupos de defensa para restringir el consumo de tabaco en espacios públicos, incluidos los casinos. Sin embargo, estos intentos fueron en su mayoría infructuosos debido a la fuerte influencia de la industria tabacalera y a la aceptación social dominante del consumo de tabaco.

A medida que aumentaban las pruebas científicas sobre los peligros del humo ajeno, la opinión pública sobre el tabaquismo empezó a cambiar drásticamente. Esto condujo a una normativa más estricta sobre el consumo de tabaco en lugares públicos, incluidos lugares de trabajo y restaurantes. Con el tiempo, los casinos se convirtieron en objetivo de la legislación antitabaco.

Preocupación por la Salud y Opinión Pública

Los que están en contra de fumar en los casinos argumentan que representa riesgos para la salud y va en contra de la creciente opinión pública sobre el tema. Creen que el humo de tabaco ajeno es perjudicial y puede afectar negativamente a la salud de empleados y clientes.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el humo ajeno contiene más de 7.000 sustancias químicas, 70 de ellas cancerígenas. Respirar humo de tabaco ajeno se ha relacionado con numerosos problemas de salud, como infecciones respiratorias, cardiopatías y cáncer de pulmón.

Además, fumar en sí tiene importantes riesgos para la salud de los fumadores. El CDC afirma que fumar cigarrillos aumenta el riesgo de desarrollar diversas enfermedades, como cáncer de pulmón, cardiopatías, accidentes cerebrovasculares y enfermedades respiratorias.

La prohibición del humo de tabaco en los casinos pretende crear un entorno más saludable, debido a las graves consecuencias para la salud de la exposición pasiva al humo.

¿Cuándo se ilegalizó fumar en los casinos?

Fumar en los casinos es ilegal en la mayoría de los estados de EE.UU. desde 2006. Recientemente, algunos estados tenían leyes que impedían a las ciudades y pueblos establecer sus propias normas sobre el consumo de tabaco en lugares públicos.

Todos los espacios cerrados, incluidos los casinos, tenían que cumplir la legislación estatal, que podía haber permitido fumar. Sin embargo, siete estados; Illinois, Luisiana, Misisipi, Montana, Nevada, Nueva Jersey y Oregón han eliminado estas leyes.

Este cambio se produjo por 31 de diciembre de 2023. Como resultado, las ciudades y pueblos de esos estados tienen ahora el poder de decidir sus políticas sobre la prohibición de fumar, incluyendo si permiten o no fumar en los casinos. Esto significa que el futuro del tabaco en los casinos podría variar en función de las normativas locales de estos estados.

El debate en torno al tabaco en los casinos

Sus defensores afirman que fumar en los casinos es perjudicial para la salud de los empleados y debería prohibirse en el interior. Los propietarios, sin embargo, lo consideran una opción personal y un atractivo para los clientes.

Las tierras indígenas o las excepciones pueden eximir a algunos casinos de las prohibiciones estatales. Las leyes sobre fumar en espacios públicos difieren, y algunos casinos aplican voluntariamente prohibiciones. El debate cobró protagonismo durante la reciente pandemia que afectó a la salud pública, las decisiones personales y los intereses empresariales.

 

Las complejidades de las leyes sobre fumar en espacios cerrados en EE.UU.

Las normas para fumar en los casinos varían según el país. He aquí un desglose más sencillo de las complejidades que rodean a las leyes sobre fumar en espacios cerrados:

  • Actualmente, 14 estados permiten fumar dentro de los casinos.
  • Algunos estados, como Nevada, tienen leyes más estrictas, pero permiten fumar en los casinos.
  • Muchos estados se están planteando prohibir totalmente fumar en los casinos.

Hay dos argumentos principales para estas prohibiciones:

Problemas de salud

Los partidarios de la prohibición afirman que el humo ajeno es perjudicial para la salud de todos, incluidos los trabajadores y clientes de los casinos. Quieren un aire más limpio para todos.

Impacto económico

Aunque a algunos propietarios de casinos les preocupa que la prohibición de fumar espante a los fumadores y perjudique al negocio, el panorama no está del todo claro. Los estudios han arrojado resultados diversos. Por ejemplo, un estudio realizado en Delaware reveló un ligero descenso de los ingresos del juego de alrededor del 13% tras la prohibición de fumar (Bradley & Becker, 2011). Los gestores informaron de una disminución de los costos operativos debido a la reducción del gasto en ventilación y limpieza.

La prohibición de fumar en los casinos puede ser un acto de equilibrio financiero. Puede provocar un ligero descenso de los ingresos, pero podría compensarse con una reducción de los costos operativos, lo que podría dar lugar a un aumento de los ingresos a largo plazo.

El auge de los casinos sin humo

El auge de los casinos sin humo es una tendencia creciente debido a la mayor concienciación sobre los riesgos para la salud del humo ajeno. La gente, incluidos empleados y propietarios, apoya estas prohibiciones por los beneficios para la salud y la mejora de la calidad del aire.

Los clientes no fumadores también prefieren un entorno más limpio, lo que fomenta el tráfico de personas y el negocio. Los casinos sin humo han sido económicamente beneficiosos, a pesar de las preocupaciones iniciales sobre los ingresos.

Los datos procedentes de múltiples áreas indican que los casinos en los que no se fuma suelen obtener mejores resultados que los casinos en los que se fuma, lo que ha provocado un cambio de perspectiva y que más casinos se planteen la posibilidad de convertirse en espacios sin humo para atraer a una clientela más amplia y mejorar su negocio en general.

Park MGM de Las Vegas es un exitoso casino sin humo. Es el primero y único del Strip con una calidad del aire segura y resultados positivos, entre ellos una mayor satisfacción de los clientes.

Efectos de la prohibición de fumar en los casinos tribales

Los casinos tribales añaden otro nivel de complejidad al debate sobre la prohibición de fumar. Como operan en territorio tribal soberano, suelen estar exentos de las leyes estatales sobre el tabaco. Esto significa que cada tribu decide su política sobre el tabaco.

Equilibrio entre salud y tradición

Algunas tribus optan por entornos sin humo por motivos de salud o para atraer a clientes no fumadores. Sin embargo, otras permiten fumar, posiblemente debido a la preocupación por la pérdida de ingresos o por tradiciones culturales relacionadas con el consumo de tabaco. Aunque hay casos en los que los acuerdos tribu-estado o las decisiones individuales de las tribus pueden dar lugar a una prohibición de fumar, no es la práctica habitual.

Es importante señalar que la industria tabacalera se ha centrado cada vez más en los casinos tribales para su comercialización a medida que disminuyen las tasas de tabaquismo entre la población blanca no hispana. Este agresivo enfoque ha coincidido con un bajo índice de políticas de casinos libres de humo en tierras tribales.

Sólo seis de las 237 tribus que operan casinos han implantado voluntariamente la prohibición de fumar en todo el casino. Esta estadística es especialmente preocupante porque uno de cada cuatro empleados de casino es asiático o nativo americano. Desgraciadamente, los asiáticos son el grupo racial/étnico con menos probabilidades de tener lugares de trabajo u hogares libres de humo y tienen más probabilidades que cualquier otro grupo racial/étnico de estar expuestos al humo ajeno en el trabajo.

A pesar de estos retos y de la persecución de la industria tabaquera, la tendencia hacia los casinos sin humo está ganando impulso, apoyada por organizaciones de salud pública, grupos de defensa y pruebas científicas. Cada vez son más los casinos tribales que reconocen la importancia de proteger la salud tanto de los empleados como de los clientes.

Perspectiva mundial de la prohibición de fumar

El debate estadounidense sobre la prohibición de fumar en los casinos no se produce de forma aislada. Muchos países con industrias del juego consolidadas se enfrentan a problemas similares.

En países como Singapur y Bután ya prohíben fumar en todos los casinos. Mientras tanto,  Australia y Macao, han designado zonas para fumadores dentro de los casinos.

El Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco es un tratado que anima a los Estados miembros a aplicar políticas antitabaco en lugares públicos, incluidos los casinos. Es probable que esta atención internacional a la salud pública siga influyendo en las normativas de todo el mundo.

El futuro de los casinos sin humo

El creciente número de casinos sin humo, ejemplificado por el éxito de Park MGM, señala un claro cambio en el panorama de los casinos. Esta tendencia se traducirá probablemente en mayores secciones libres de humo dentro de los casinos existentes y en un aumento de los establecimientos totalmente para no fumadores.

La transición a los casinos libres de humo consiste en tener en cuenta la salud y las preferencias de los clientes a la vez que se atrae a un público más amplio. Equilibrar las necesidades de fumadores y no fumadores puede lograrse creando zonas designadas para fumadores en determinados casinos legales, mejorando la experiencia general de todos los clientes.

A medida que se imponen las políticas de casinos sin humo, el futuro del juego se presenta más vibrante, con un aire más limpio y un entorno más sano para todos.

Sobre el autor

Adan Cabal

He cultivado mis dotes de escritor y he aprendido a compaginar mis intereses trabajando como periodista de videojuegos aquí, en Game Champions. Es una forma perfecta de hablar de las cosas que siempre me han gustado y compartir mis ideas con un público más amplio.